cuentos Tag

Papá…ese ‘primer amor’

javierypaula_cuentosdebodaCreo que una de las imágenes más bonitas y tiernas que hemos ilustrado en Cuentos de Boda es la de Javier y Paula. Un padre y una hija que como veis en el dibu se lo pasaban en grande haciendo magdalenas juntos. Los dos disfrutaban muchísimo cuando llegaba el fin de semana y cocinaban, era su momento especial. Yo reconozco que siento debilidad por estas escenas y estos instantes padre e hija. Anda que no me emociono cuando hago la crónica de una boda y tengo que entrevistar al padrino… ¡acabamos llorando los dos! jajaja.

Llamadme tonta, pero pienso que un padre es ese ‘primer amor’ de toda hija.

El hombre que por mucho que hagas o cambies te va a querer siempre de forma incondicional.

 

Cuando pienso en mi infancia, adolescencia y vida en general muchos son los recuerdos que guardo junto a mi padre, Carlos. Las mañanas de primavera cogiendo la bici para ir al parque Juan Carlos I de Madrid, las tardes aprendiendo mates o ciencias en la cocina de casa, aquella mañana de Reyes cuando me trajeron carbón y no podía parar de llorar mientras él intentaba consolarme diciéndome que el carbón era de caramelo. “Mira Bárbara como me lo como”, me insistía mi padre mientras engullía el pedazo de carbón a ver si se me pasaba el berrinche. O cuando le decía: “Papá me duele aquí” y él me contestaba: “Pues ponte allí” XD.

Su “levántate galgo que vas de caza” cuando nos despertaba para ir al cole. O los cassettes de Nino Bravo y Camaron que nos hacía escuchar en todos los viajes incansablemente.

 

Los veranos en Cabo Roig preparando la carne para que él hiciera la barbacoa, su “voy a sacar la escopeta” cuando se me acercaba algún chico, las llamadas por Skype cuando me iba fuera a estudiar, las carreras populares a las que nos hemos aficionado últimamente… buff son tantos los recuerdos que creo que algún día tendré que escribir un cuento para que no se me olviden, jeje.

papa_cuentosdeboda

Es curioso porque cuando le conoces a primera vista mi padre es un hombre que parece muy serio y recto, pero en el fondo es un cacho de pan. Cada Navidad nos escribe una carta a cada uno y ni os imagináis la de clínex que se gastan ese día en mi casa, jajaja.

Cuando me dicen que me parezco mucho a él, me siento muy orgullosa. Tenemos el mismo carácter, ideas similares, somos muy cabezotas y aunque a veces es inevitable que choquemos no importa, sabemos que nos queremos un montón.

 

Desde que empecé con esta aventura de Cuentos de Boda él es mi apoyo (junto con mi madre, por supuesto, de la que ya os hablaré ^^) Es la lógica, el que me asesora; una especie de guía que siempre está ahí para levantarme cuando lo necesito, para tirar hacia delante. Sé que se siente muy orgulloso de mí, de todo lo que he conseguido a nivel personal y profesional, y si no mirad como sonreía el día de la fiesta del primer aniversario de Cuentos de Boda mientras yo leía mi discursito. (Gracias Lau y César Angular 8 por captar este momento para mi, es impagable)

cuentos_de_boda_aniversario_LR_03

Tanto para mi hermano como para mí mi padre es todo un ejemplo a seguir, se nos infla el pecho cuando hablamos de él. Lo que creo que él a lo mejor no sabe es que somos quienes somos gracias a todo lo que nos ha enseñado y nos enseña, por ello, en un día tan bonito como el de hoy solo podemos decirle:

“Papá ojalá podamos ser la mitad de buena gente que tú, tener un pedacito de ese corazón tan grande que tienes. Gracias por cuidarnos tantoTe queremos.

Feliz día del Padre”.

Bárbara y Fran

P.D: Ahhh papá y que sepas que si algún día me caso esta será nuestra canción. Ya la elegí hace muuuuchos años y espero que la podamos bailar juntos 🙂

El primer beso

primerbeso_cuentosdebodaSoy fiel creyente de que el mejor recuerdo de toda relación entre dos personas es el primer beso. No creo que haya otro instante más intenso y más emocionante a la par que inocente. Solo de pensarlo se me pone el vello de punta.

Llegar al primer beso es todo un ritual de miradas, caricias, jugueteos con el pelo, mordiscos inconscientes a tus propios labios…

es un quiero, pero aún no puedo; un “bésame ya” que deseas

se prolongue durante unos instantes más.

 

Me fascinan esos cruces de miradas continuos teniendo la certeza de que los dos nos morimos de ganas por sentir el contacto de nuestras bocas, aunque queramos esperar a que el corazón nos lata a cien por hora, a que quiera salir de nuestro cuerpo.

Y entonces, cuando tus pulsaciones están al límite el mundo se para, tus ojos se posan en los míos con un brillo intenso. No hay palabras, nada que decirnos, ya ni siquiera hablar del tiempo nos sacará del paso. Solo existe el silencio, aunque estés en una discoteca o un concierto, no oyes ningún ruido, solo los latidos de tu corazón que te avisan de que algo va a suceder.

Parece que esperamos a que algo o alguien nos de un empujón y en menos de un segundo, sin ser casi consciente, el espacio entre tus labios y los míos han dejado de existir.

Tu cuerpo reacciona y un cosquilleo te recorre de arriba abajo. Es como una explosión, la prueba de que entre los dos existe una fuerza de atracción que está por encima de cualquier otra energía existente en el mundo. Nunca he racionalizado qué es lo que ocurre durante ese primer beso.

¿Es pasión? ¿Desenfreno? ¿Dulzura? ¿Calma?…

 

Nunca he contado los minutos, solo he sentido ganas de que no acabase. Ni siquiera he pensado mientras besaba, solo disfrutaba de ese beso correspondido que tanto anhelaba. Y cuando ambos creemos que ha llegado el momento nos separamos, nos volvemos a mirar y sabemos que ahora nunca nada volverá a ser como antes.

El primer beso es realmente el comienzo del primer capítulo de un cuento, cuando se hace firme que existe atracción entre dos personas.

Es la chispa definitiva.

 

Os dejo este vídeo-experimento de El Hormiguero en cuyo final hay muchos primero besos ^^. Disfrutadlos!!

¿Y para vosotros? ¿Cómo fue el primer beso con vuestra pareja?

Bárbara

Rebeca y Carlos: juntos hacia el altar

Eran las siete menos cuarto de la tarde. Carlos estaba en la puerta de la Catedral de Segovia completamente trajeado. Se frotaba las manos nervioso e iba de un lado para otro saludando a los familiares y amigos que ya estaban por allí. El día había llegado, se iba a casar con Rebeca.

READ MORE