El equipo Torrija

El equipo Torrija

Como casi todos los viernes por la tarde, Arancha había ido al gimnasio Virgin Active de Tres Aguas en Alcorcón donde trabajaba su coreógrafa, María, con sus compañeras de baile. Aprovechaban el final de las clases para ensayar y mejorar la técnica. Una vez más, María había invitado a sus amigos de la oposición Daniel, Chus, Alvarito y…Santi para que aprovecharan la clase. Tenían que estar en forma para las pruebas de bombero y un poquito de baile no les vendría mal.

Esa era la tercera vez que Santi se cruzaba en el camino de Arancha.

La clase transcurrió con normalidad. Los futuros bomberos estaban encantados de volver a compartir aula con las chicas de baile. Pero el que más ganas tenía era Santi. La última vez que se encontraron, Arancha y él habían conectado. Sin saber cómo ni por qué ambos se habían contado cosas que normalmente no se comparten con personas que apenas conoces. Parecía que una pequeña chispa había saltado y Santi  sabía que tenía que aprovechar cualquier ocasión para volver a verla.

El gimnasio cerró sus puertas y María propuso a sus amigos y a Arancha que se fueran a cenar a su casa. Todos aceptaron encantados. Después de picotear algo, miraron el reloj. Eran las once de la noche. Todavía era pronto para salir por ahí de fiesta.

María rebuscó entre sus armarios y encontró el Trivial. Lo sacó y todos se animaron a jugar una partida. Los amigos se dividieron en parejas para jugar. Arancha aprovechó la ocasión. “Venga Santi, tú y yo vamos en el mismo equipo”, propuso divertida y con toda la intención de acercarse a él. Santi no opuso resistencia y se sentó al lado de Arancha.

La partida comenzó. Después de muchas preguntas sobre ciencia, televisión y geografía Arancha y Santi habían dejado claro que eso del Trivial no se les daba nada mal. Sin embargo, la hora bruja entre las doce y la una estaba haciendo efecto en el equipo. Santi y Arancha estaban se habían acomodado en el sofá y el sueño les estaba pasando factura. Les quedaban muy pocas preguntas para ganar la partida.

Milagrosamente y pese al abatimiento habían acertado todas las preguntas. Sus amigos no se lo podían creer. Tenían casi que medio despertarles para que respondieran. Después de varias rondas sin perder, la pareja llegó al quesito final. Solo le quedaba una pregunta. Los dos equipos contrincantes cogieron la tarjeta y leyeron.

–          ¿Cuál es el puerto deportivo más grande de Francia?

Santi y Arancha estaban muy cansados. Tenían ganas de acabar el juego. Se miraron.

–          La verdad es que no sé qué decir – dijo Santi mirando a Arancha

–          Yo diría Marsella, por decir algo – contestó su compañera.

–          Venga, pues Marsella.

Dani, Chus, Alvarito y María se miraron, agacharon la cabeza y dijeron con tristeza: “Acertado”. Los cuatro amigos no daban crédito de la suerte de sus amigos: “Pero cómo habéis podido ganar, si estáis sobados”, repetían. Arancha y Santi se despertaron al oír que habían ganado. Santi miró a su compañera y le dijo: “Arriba el Equipo Torrija”, mientras chocaba los cinco con Arancha.

Sin duda, hacían un gran equipo y eso se corroboró al cabo de unos meses cuando ambos decidieron que el equipo torrija debía evolucionar y convertirse en algo más fuerte. Desde entonces Santi y Arancha (fundadora de Premier Bodas) son inseparables y están cada día más unidos.

Chicos, ha sido un placer contar esta anécdota tan divertida de vuestros comienzos cuando se tienen todavía tantas mariposas en el estómago y así poder inaugurar nueva sección :D. ¡Gracias por dejarnos compartirlo y os deseamos lo mejor!

Como os dije en su día: sois el mejor tesoro que podríais haber encontrado en esta vida.

4 Comments
  • Arancha PremierBodas

    diciembre 5, 2012 at 8:54 am

    Muchísimas gracias, Bárbara y Alicia!! Es precioso!!

    • cuentosdeboda

      diciembre 10, 2012 at 7:50 am

      De nada Arancha!! Ha sido un placer poder crearlo para ti y Santi ^^. ¡Un abrazo enorme!

  • Mónica Diago

    diciembre 5, 2012 at 9:26 am

    Ohhhhh, me ha encantado!!!!
    Y además qué ilusión cuando conoces a los protagonistas de la historia (al menos a Aran) y a la autora.

    ¡¡Enhorabuena!!
    Y un besazo, Mónica

    • cuentosdeboda

      diciembre 10, 2012 at 7:51 am

      ¡Gracias Mónica!Da gusto que participen en el blog personas a las que conozco, me hace mucha ilusión 😀