El cuento de Open Day Bridal

Érase una vez…en el castillo de Batres una princesa llamada Piruleta (Fiestas Piruleta) que aguardaba en las grandes puertas de la fortaleza a decenas de parejas que iban buscando un lugar único donde celebrar su amor y el día más importante de sus vidas: su boda.

La princesa saludaba con una reverencia a todos los que llegaban al lugar y les invitaba a pasar al interior de su mágico castillo. Todos los asistentes se habían enterado de la existencia de aquel lugar gracias a Saray, la pregonera de Wedding Style. Nada más entrar, los enamorados se quedaron maravillados con el patio. La mirada de los novios se fijaba en el antiguo pozo, el de los deseos. Corriendo se acercaban a él para pedir lo que más anhelaban: “estar juntos por siempre jamás”.

Aquel pozo mágico estaba rodeado de hadas madrinas y cada una de ellas les ofrecía un hechizo para que su enlace fuera perfecto. Estaba Teresita Chuecos con su pócima para crear las tartas más dulces; Carolina (Sueño de Hadas) para hacer soñar a los invitados con los detalles y el mago Marbys (Luccio and Negretti)que con mucho mimo y cariño vestía a las novias con elegantes trajes. La morenita de la esquina llamó su atención, tenía un abanico blanco colgado al cuello con una cadena dorada y cada vez que lo agitaba un aire mágico inundaba el lugar.

–  Quiero ver más – decía una novia a su prometido mientras le tiraba del brazo para desaparecer tras una escalera de madera.

Al subir más magos y hadas se ofrecieron a ayudarles con su boda. El hada Miriam (Nupzium) les llenó de frescura con su toque especial para organizar bodas; el mago César (Invitarte) les ofreció los mejores papeles y palabras para comunicar su enlace…y así una decena de seres mágicos y maravillosos.

Los novios volvieron a bajar y antes de ir a la puerta que les llevaría al jardín del castillo se fijaron en una pequeña entrada en cuya parte superior se leía: “Tarot del Amor”. Entraron y allí una bruja les estaba esperando. No era mala, todo lo contrario: era la bruja del amor. Les contó cómo sería su futuro juntos, cuáles serían las pruebas que deberían superar y cómo deberían trabajar para ser felices.

La pareja salió radiante de la pequeña cueva y ahora sí, se dirigieron al jardín. Hacía un sol primaveral que se posaba en cada hoja de cada árbol y en cada piedra del castillo. Mientras bajaban por unas escaleras escucharon el sonido de la música y el alboroto de todos los enamorados que habían acudido al castillo. Olía a flores pero también a manjares. Mónico, el cocinero, había preparado unos exquisitos platos para deleitar los paladares de los enamorados y las hadas del chocolate (Caprichos de Chocolate) habían creado una fuente enorme en la que el ansiado dulce brotaba desde la cima sin cesar.

La velada no podía ser más agradable, las parejas subían y bajaban, buscaban entre los rincones para encontrar más hadas o magos, pero sobre todo se dedicaban miradas cómplices porque sabían que lo mejor de todo aquello era que en unos meses…

SE TENDRÍAN EL UNO AL OTRO POR SIEMPRE JAMÁS

Desde Cuentos de Boda queremos dar las gracias a Saray de la revista Wedding Style por invitarnos a este Open Day Bridal en este espectacular paraje a las afueras de Madrid. Nos lo pasamos en grande en muchos sentidos y fue una alegría poder saludar de nuevo a tantos amigos y conocidos del mundo nupcial. Además, pudimos compartir risas y momentos con más invitados como Carlota y María de Wevents, Isabel de Pretty Places o Vanessa de Elite WP. Esperamos que el año que viene repitáis y sea tan especial como este :). Una cita que ninguna pareja debería perderse.

3 Comments
  • Carolina

    abril 15, 2013 at 11:19 am

    Fue un placer como siempre, tener a la chica de los cuentos con nosotras!!! Qué gusto da verte siempre Bárbara!!! La eterna NOVIA! Te voy a bautizar ya! jajaja! Vas a tener la boda más chula del universo (cuando consigas el anillo mágico…jejeje). Besitos guapetona!!! Hasta la próxima!!

    • cuentosdeboda

      abril 15, 2013 at 2:10 pm

      Gracias Carolina, pues nada me voy a poner en modo Gollum a ver si lo encuentro de una vez,jajaja. Un abrazo!

  • […] tiene algo que lo hace diferente, pero este me ha gustado especialmente, no hay más que leer el post de Bárbara de Cuentos de Boda para darse cuenta de que la atmósfera era precisamente eso, de cuento. El castillo es precioso y […]