El cuento de Nidia y Emilio

emilioynidia_cuentosdebodaHacía ya tiempo que nos moríamos de ganas por empezar a contaros cuentos de nuestras parejas más queridas. Hoy os queremos presentar a Nidia y Emilio, cuya historia comenzó entre mazas, espadas y luchas de bárbaros. ¡Sí, sí! ¡Cómo lo estáis leyendo!. Un relato que nos dejó con la boca abierta porque tenía de todo: risas, emoción, puntitos de intriga y mucho amor.

 

Como no podemos contarlo todo, por respeto a su historia y a sus momentos más personales solo os vamos a desvelar la primera parte de su historia, esa parte que tanto nos sorprendió, porque nunca sabes dónde y cómo vas a encontrar al amor de tu vida ^^.

“Érase una vez…una chica llamada Nidia, hacia unos meses que había comenzado la carrera de Informática en la Universidad Carlos III de Madrid, ya tenía su grupito de amigos en la facultad, pero debía reconocer que echaba de menos a Macarena.

            Unos meses después de comenzar las clases, Macarena le contó a Nidia que había conocido a un chico muy majo en la facultad, se llamaba Emilio. «¿Y sabes?», le dijo a Nidia en tono de suspense, «¡has estudiado en el mismo colegio que él!». «¿En cuál, en la Inmaculada? Pues igual hasta lo conozco de vista», respondió Nidia. Macarena le había hablado en varias ocasiones a Emilio de Nidia y fue entonces cuando descubrieron la coincidencia: habían compartido instituto hasta que en octavo Nidia se mudó a Boadilla del Monte. Él se sorprendió mucho y tenía curiosidad por saber de quién se trataba. Macarena aprovechó la oportunidad para ponerlos en contacto y les facilito mutuamente sus respectivos números de teléfono.

Emilio y Nidia empezaron a mandarse SMS, tenían mucha curiosidad por ponerse cara, Nidia o tenía casi identificado, pero necesitaba verle en persona para cerciorarse. Un día de marzo de 2002, Macarena invitó a Nidia a una quedada con su grupo. Iban a echar una partida de rol y Nidia se apuntó. Sentía una mezcla de nerviosismo e intriga por la cita. No sabía adónde iba, simplemente que habían quedado en casa de alguien, que todos eran chicos y que solo conocía a Macarena. Emilio también estaría allí, así que ya podría salir de dudas. Cuando entró por la puerta ella y Emilio se saludaron y, ahora sí, Nidia se acordó de él a la perfección, lo había visto en numerosas ocasiones en el patio del colegio durante los recreos. Sin embargo, Emilio no terminaba de ubicarla.

            Los chicos ya tenían todo preparado para empezar la partida. Le explicaron a Nidia las instrucciones: en la mesa había varias hojas con personajes, debía coger una de ellas e interpretarlo. Cada personaje tenía una serie de estadísticas y características, incluso, algunos tenían armas. Nidia estaba alucinada con la escena, sabía lo que era el rol, pero no podía parar de pensar: «¿Dónde me he metido? Yo soy muy echá pa´ lante, pero ¿dónde me he metido?».

La partida fue de lo más entretenida. Emilio le pareció divertido, lo que no sabía era que él se había fijado más de la cuenta en ella. Aquella chica de pelo ondulado y rubio oscuro le gustaba.

Muchas conversaciones después, a comienzos de septiembre surgió la posibilidad de participar en un rol en vivo. Emilio y sus amigos ya habían disfrutado de la experiencia, pero en aquella ocasión querían que Nidia y Macarena se apuntasen. El rol en vivo consistía en pasar un fin de semana en un pueblo de Ávila y hacer que la partida fuera lo más real posible. Para ello, todos tenían que interpretar a sus personajes, disfrazarse y luchar. Nidia aceptó la invitación y las semanas previas a la partida, el grupo de amigos se juntaba los domingos para los «Entrenamientos de Moncloa»: ensayos de luchas en el parque del Oeste. Además, quedaban para comprar las telas de los disfraces o reunirse en casa de Juanalpara crear las armas. Fue entonces cuando Emilio y Nidia comenzaron a afianzar su relación. Se veían mucho más y tenían la posibilidad de hablar cara a cara. Emilio aprovechó para acercarse más a Nidia y trabajarse a fondo el «pico y pala», pero ella no se daba cuenta. Emilio le caía bien, le parecía un chico majo, pero no se imaginaba que estuviera interesado en ella.

            Finalmente, llegó el día de viajar hasta Ávila para el rol en vivo. Los padres de Nidia, Ángel y Mar, se ofrecieron a llevarlos en coche. 

            Casi tres horas después, llegaron al albergue donde tendría lugar el encuentro de aquel fin de semana. Era viernes y ya había mucha gente por allí, aunque todavía quedaban participantes por llegar. En total fueron unas cien personas, que no paraban de charlar y estar de fiesta. El sábado empezó el juego y el grupo de amigos tuvo que disfrazarse. Sus personajes eran bárbaros y debían estar fuera del albergue. Emilio era el jefe del grupo y Nidia tenía que pedirle instrucciones y consejo para actuar con su personaje. Fue una partida de dos días de lo más intensa. Solo paraban para comer y cenar, el resto del tiempo debían estar interpretando sus papeles para intentar alcanzar todos los objetivos.

nidiayemiliobarbaros_cuentosdeboda

            El último día, mientras esperaban a que fueran a recogerles para volver a Madrid, Emilio y Nidia se quedaron hablando. Él le quitó la almohada sobre la que ella estaba apoyada y Nidia decidió recostarse sobre él. Emilio aprovechó para tocarle el pelo sin que ella se diese cuenta, y al comprobar que no decía nada pensó: «Bueno, parece que esto va bien». Creía que su estrategia estaba funcionando cuando Nidia se ofreció a calentarle las manos en el coche. Lo que no supo fue que realmente Nidia no se había percatado del flirteo.

            Con las Navidades casi encima, Emilio dio un nuevo paso para conquistar a Nidia. En una de sus habituales charlas de Messenger le soltó: «Tengo una cosa que decirte». «¿Y qué es? Dime qué es», le insistía Nidia cada vez que él se hacía de rogar. «Te lo diré la próxima vez que nos veamos», contestaba. Fue en ese preciso instante cuando Nidia cayó en la cuenta de las intenciones de Emilio. No estaba 100 % segura, pero casi.

Emilio no sabía qué hacer, estaba perdido y en ninguno de sus encuentros había sido capaz  de decirle a Nidia lo que sentía a la cara. Tenía que buscar una solución y rápido, sin pensarlo dos veces: le envió un mensaje de texto.

            Nidia estaba saliendo del metro cuando escuchó el sonido de su móvil. Abrió el mensaje y leyó: «Nidia quiero que sepas que eres muy importante para mí y que me gustas muchísimo».”

A Nidia le encantó aquel mensaje y, de hecho, quedaron para comprar los regalos de Navidad juntos y hablar de lo que había surgido entre ellos, pero aquel día nada ocurrió.

            “La Nochevieja llegó y el grupo de amigos decidió dar la bienvenida al año 2003 en Somosaguas, en la casa de Macarena. Emilio y Nidia volverían a verse y el plan era sencillo: ver la versión extendida de El señor de los anillos en el sofá. Cuando acabó la película, todo el mundo se marchó. «Venga vamos a recoger la cocina», propuso Macarena para dejar un poco de intimidad a Emilio y Nidia. Una vez solos Emilio se armó de valor, miró a Nidia y la besó”

 primerbesoemilioynidia_cuentosdeboaEsto es solo el comienzo del cuento de Emilio y Nidia, pero su historia continuó hasta que el 27 de abril de 2013 se dieron el “sí, quiero”. (A ver si algún día os contamos su pedida de mano porque fue INCREÍBLE)

Organizaron boda de lo más original y diferente. Aquel día, Ana, la hermana de Emilio, les hizo entrega de su cuento. Cuyo diseño llevaba por bandera el color rojo, el preferido de Nidia. Para ellos creamos una presentación personalizada muy chula con chocolates y chuches que, como no, incluía una maza de madera muy especial, “la maza de Emilio y Nidia para formar su propio clan” 😛.

lamazadeemilio_cuentosdeboda

El cuento pasó por muchas manos, pero tras los novios fue la madre de Nidia la que se lo leyó.

mamanidia_cuentosdeboda

Fue una boda de lo más única, con sus propias reglas y protocolo. La novia fue la que nos sorprendió 100% con un vestido precioso de palabra de honor, que adornó con un cinturón rojo de tul a la cintura. Cabello rojizo con una trenza ladeada y sus preciosas gafas blancas. Pero, sin duda, lo que más nos gustó de Nidia fue esa capa blanca espectacular para hacer su entrada en la Iglesia. ¡Alucinante, elegante y muy diferente!

nidia_cuentosdeboda

capanidia_cuentodeboda

capanidia2_cuentosdeboda

Tenían claro que querían hacer una boda a su manera y después de avisar a sus padres, hicieron su entrada en el salón de bodas con sus zapatillas rojas y negras. ¡No me digáis que no están geniales!

nidiayemiliozapatillas_cuentosdeboda

Otro de los detalles que nos encantó fueron los alfileres de chuches que hicieron Un Nido en el Desván, ¡te entran hasta ganas de comértelos!. Y el precioso bastidor para los anillos.

alfilereschuches_cuentosdebodaramonidia_cuentosdebodaportaalianzas_cuentosdeboda

Y la mesa dulce mágica de Arancha de Premier Bodas. ¡Varitas mágicas, escobas de bruja…! #muyfan.

candybar_cuentosdebodacandybar2_cuentosdeboda

Sin duda una boda que reflejaba completamente cómo son ellos y cómo fue su historia. Chicos millones de gracias por ser tan únicos y confiar en nosotros. Con historias como la vuestra hacéis que nuestro trabajo merezca mucho la pena :DD.

¡Nunca dejéis de miraros como os miráis, ni de reíros juntos! ¡Sois auténticos!

emilioynidia2_cuentosdeboda

(Fotos: Admirados Fotografía/ Texto: Bárbara Cervigón/ Ilustración: Alicia Sánchez Infante)

 

6 Comments
  • Arancha PremierBodas

    mayo 12, 2014 at 10:02 am Responder

    Como siempre, no podía ser más emotivo y bonito el cuento. Y los novios, por favor, ENCANTADORES es poco!! Se merecen lo mejor!

  • Mar Martinez

    mayo 12, 2014 at 11:45 am Responder

    No es porque yo sea la madre de la novia….pero son dos personajes de ensueño, alegres y estrovertidos, guapos y con caracter, algo bueno saldra de todo esto y nosotros estaremos cerca para compartirlo con ellos..

  • Kutxi, fotos de estudio

    julio 15, 2014 at 11:54 am Responder

    Genial el cuento! Me encanta la felicidad y la naturalidad que desprenden los novios. Un saludo!

  • detalles para las bodas

    agosto 7, 2014 at 1:20 pm Responder

    Genial la historia y se ve que la boda fue muy divertida. Me gustan los novios que se arriesgan en los detalles para las bodas, que se atreven a llevar algo diferente y romper el protocolo, como lo hizo esta chica con las zapatillas rojas.

    ¿Es una nimbus en la mesa? Tengo la duda.

    Saludos y muchas felicidades!

  • Denise

    noviembre 26, 2014 at 9:29 pm Responder

    Hermoso! Me encantó! Qué original!! Muchas bendiciones! Y en vista de que vivo “algo lejos” de España y no podré contratarlos, me inspiré en Cuentos de Bodas para crear la historia de mi esposo y yo en forma de cuento como regalo por nuestro primer aniversario. Espero me quede bien y le guste. Gracias por la inspiración y tantos bellos cuentos!

  • boda

    noviembre 24, 2015 at 12:22 pm Responder

    Hola, buscando inspiración para mis entradas sobre boda me encuentro con este genial blog, un saludo y muchas felicidades porque está genial. Seguramente usaré algunas de estas ideas incluyendo su cita correspondiente.

Post a Comment