Un anillo muy especial

Un anillo muy especial

Cuando Pío tomó la decisión de pedirle matrimonio a Pati lo primero que hizo fue pensar cuál seria el anillo perfecto para ella. Debía ser una alianza especial que tuviera algún significado, no quería una gran joya. Después de pensar detenidamente, cogió las llaves del coche y salió de casa. Ya sabía donde encontrar el anillo perfecto. Después de conducir media hora llegó a su destino, aparcó y entró en un edificio.

– ¿Quién es? – contestó una voz al otro lado de la puerta. 

– Soy Pío.

 Una mujer abrió la puerta y nada más verle se le iluminaron los ojos. 

– Hola cariño, no te esperaba. Pasa, no te quedes en la puerta- le dijo en un tono alegre y lleno de ternura. 

Aquella mujer era la abuela de Pío, una persona que había sido fundamental en su vida, que siempre había estado a su lado y en la cual confiaba. Ambos se sentaron en el salón y comenzaron a charlar. 

– Abuela, tengo que pedirte un favor – le dijo

– Dime hijo, ¿qué necesitas?

– Necesito que me ayudes en algo muy especial. Voy a pedirle a Pati que se case conmigo y me gustaría regalarle una de tus sortijas. 

La abuela de Pío no pudo contener la emoción. Era una gran noticia para toda la familia y, además, ella adoraba a Pati y la quería como una nieta más. Su nieto estaba locamente enamorado de ella y estaba segura de que iban a ser muy felices. Se dirigió rápidamente a su cuarto para buscar su joyero. Después de meditar, le llevó a Pío uno de sus anillos. 

– Aquí tienes cariño. Creo que este es el anillo perfecto. Tiene unos cuantos años pero es una joya muy especial para mí.

– Gracias abuela – le contestó observando la preciosa alianza de oro y pequeñas piedras que le había regalado – esto significa mucho para mi.

– De nada, mi vida. Estoy segura de que te dirá que sí.

Gracias a Pati y Pío por dejarnos desvelar otra parte de su cuento. En cuanto supimos que hoy era el Día de los Abuelos nos acordamos de este pedacito de su historia y, por ello, hemos querido compartirlo con vosotros y hacer un pequeño homenaje a todos los abuelos.

¡Gracias abuelos por estar siempre con nosotros en momentos tan especiales como estos!

(Texto: Bárbara Cervigón)

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.